¿Qué son los Chemtrails?

¿Qué son los Chemtrails?

Chemtrails…. ¿qué es?

Todos hemos visto alguna vez las estelas dejadas por los aviones que vuelan a gran altura: rastros como de ‘nubes’ a su paso, como si desprendieran humo. Pero, ¿se hán fijado en que mientras que unos aviones dejan unas estelas cortas, que van desapareciendo, otros dejan largas estelas, de kilómetros de longitud, y que éstas en vez de desaparecer lo que hacen es expandirse?

Raro, muy raro…

Pero, ¿qué son las estelas dejadas por los aviones? No es un deshecho como puede ser el humo del tubo de escape de los automóviles. El rastro que dejan los aviones son llamadas ‘estelas de condensación’, y esto es la reacción que hacen las turbinas/motores de los aviones en la altitud. Por poner un ejemplo, podríamos decir que es el mismo efecto del vaho que desprendemos por la boca al hablar durante un día de mucho frío. El contacto de la alta temperatura que desprende la turbina/motor del avión con el exterior, produce una estela de vapor… Pero al igual que cuando hablas en invierno y sale vapor de tu boca, éste desaparece, lo mismo ocurre con las estelas dejadas por los aviones.

Sin embargo, ¿por qué hay otras que en vez de desaparecer, quedan en el cielo durante kilómetros y kilómetros? ¿Y por qué hay veces en las cuales dichas estelas se cruzan unas con otras, formando un efecto de rejilla en el cielo? ¿O por qué, con el contacto del sol, se producen efectos de arco iris? Y algo muy alarmante, bajo mi punto de vista personal: ¿por qué esto se intensifica los fines de semana, cuando hay más gente deambulando por las calles o el campo?

Existen diversas teorías respecto a qué son los chemtrails, pero hay dos que son las más comunes y las más creídas.

Estas son:

[list style=”exception-1″]Control del medio ambiente.
Fumigación de la población humana.[/list]

Muchas personas, al saber de estas dos opciones, pondrán el grito en el cielo o mirarán hacia otro lado -como la mayor parte de la gente hace cuando ‘algo’ se escapa de lo ‘normal’-, o simplemente lo verán como una teoría conspirativa más, que les provocará risa y desdén de primeras. Sin embargo, como siempre suele ocurrir, la información está disponible para el verdadero buscador. Sólo hay que tomarse unos minutos libres y dedicarlos a intentar averiguar qué está ocurriendo ahí fuera.

Tommy Farmer, un conocido investigador del fenómeno chemtrail, está convencido de que entre los muchos compuestos químicos que contienen estas estelas, existe una aleción de hierro oxidado utilizada para experimentos de control del clima (HAARP… ¿a alguien le suena?) Respecto a la composición de los chemtrails, a continuación os detallo una interesante lista:

  •  Bario.
  •  Aluminio.
  •  Polímeros (que contienen silicio)
  •  Mezcla de fuel del tipo JP8 + 100, combinado con 1,2 Dibromoetano. Este pesticida químico fue prohibido en 1983 por la Agencia para la Protección del Medioambiente de EEUU (EPA) como un potente cancerígeno y una toxina química.

Esta combinación deja una especie de filamentos llamados hilos de araña o ‘cabello de ángel’, que se extiende por donde ha sido soltado, cayendo desde la atmósfera hacia la superficio de la tierra. Estudios realizados han llegado a la conclusión de que el contacto con estos filamentos puede producir los siguientes síntomas:

  •  Problemas en el tracto respiratorio
  •  Dolores de cabeza.
  • Sinusitis
  • Hinchazón de las glándulas linfáticas
  • Tos/incapacidad respiratoria
  • Fallo respiratorio generalizado
  • Daños en el corazón e hígado

Por otro lado, en un estudio realizado por las Fuerzas Aéreas de EEUU, publicado en 1996, siete oficiales militares confirmaron que HAARP y la fumigación aérea permitían a las fuerzas aeroespaciales de USA ‘controlar’ el clima.

Ya sea por control del clima, por la fumigación de los seres humanos o por cualquier otra oscura razón, una cosa está clara: no nos cuentan la verdad. No nos dicen por qué en el cielo hay esas kilométricas y extrañas estelas. Y si no lo cuentan, es porque algo ocultan…

Y si quieres comprobarlo, sólo tienes que mirar al cielo con otro tipo de mirada. Y ahí estarán, para ti. Siempre están.