Principios de diseño claves detrás de la interfaz de usuario

Principios de diseño claves detrás de la interfaz de usuario

No hay una ecuación perfecta para lograr un diseño de interfaz magnífico, pero cuando lo ves, sabes que lo es.

Muchos pueden recordar el momento cuando se toparon con una UI (interfaz de usuario) brillante. Quizás fue la primera vez que la pantalla pequeña de tu iPhone se encendió y te dio la bienvenida con una grilla de botones cuadrados de aplicaciones muy bien organizadas; o cuando Google hizo que sus patrones de diseño de materiales sean de código abierto, o simplemente cuando encontraste un sitio web único, el cual marcaste como favorito para utilizarlo como inspiración en el futuro.

Estas son todas las experiencias que evocan una conexión entre nosotros, el diseño y el uso final del producto.

Si bien el diseño es el enfoque principal de tu página web o un elemento de apoyo, lo que buscas es que lo creado no solo funcione bien, sino que también luzca bien. Claro, el diseño puede ser subjetivo, pero tratar de desarrollar un diseño bien pensado y de ingeniería que resuelva un problema es responsabilidad del diseñador.  Y cuando lo hace, es común y unilateral que se reconozca como tal. Estamos todos de acuerdo con tener reacciones instintivas a buenos diseños, es parte de ser humanos.

Poco tiempo después, las computadoras hicieron que surjan las interfaces gráficas de usuario (GUI). No es de sorprender que las primeras interfaces gráficas surgieran de la necesidad. Eran más fáciles de usar que sus contrapartes. El avance rápido de varias décadas y el ingreso de pantallas de todas las formas, tamaños y formatos estuvieron asociados a los dispositivos que se mueven con nosotros.

Ahora más que nunca, se está aplicando y  proponiendo estrategias a la interfaz de usuario (UI).

principios-diseño-interfaz-usuario-2

 

Es curioso compararlo con el mundo impreso, pero, cuanto más plataformas emergen para absorber contenido, se involucra más el diseño. Hoy en día determinamos el ID y el diseño de interacción (IXD) como dos identidades simbióticas dentro del diseño de interfaz de usuario. el ID y IXD están relacionados al igual que UI y UX — dependen uno del otro.

En el mundo digital, la buena ejecución de un diseño puede que nunca sea una de las características predominantes de un sitio, aplicación o pieza de software. Algunos discutirán que una interfaz óptimamente diseñada es aquella que se encuentra en el fondo, guiando silenciosamente una experiencia de usuario sin interrupciones. En otras palabras, el mejor diseño es aquel que no te distrae pero te permite de forma intuitiva encontrar información o realizar una tarea.

En extremo opuesto del espectro reside el diseño que te atrae y llama tu atención.

No importa por cuál de ellos tengas afinidad, tanto un ligero como excesivo diseño necesita de los mismos principios básicos.

Por ejemplo, dentro del diseño de una página web, las dos áreas principales de enfoque son la organización (o distribución) y la interacción.

Atrás han quedado los días donde había un conjunto limitado de interacciones o botones de comportamiento predecible. El diseño móvil, en espacial, ha dado paso a la forma cómo pensamos de las interacciones. Las aplicaciones y sitios móviles nos permiten formar parte de una experiencia desde cualquier entorno y acceder a información en contexto.

principios-diseño-interfaz-usuario-3 (Copiar)

Entonces, ¿por dónde empezar para lograr un exitoso diseño UI?

Al igual que el mencionado mundo impreso, el ID comparte el mismo conjunto de principios útiles. Muchas de las mismas reglas se rigen en el diseño de trabajos impresos y de pantalla. De hecho, existen tres razones psicológicas muy arraigadas que apoyan estos patrones.

Como buen punto de partida, se recomienda tomar en consideración los siguientes elementos de diseño y su interacción:

  • Balance: El balance es la impresión del equilibrio. A menudo denominado como simétrica, asimétrica o radial.
  • Énfasis: El énfasis se refiere al centro de interés creado, lo primero que mira tus ojos.
  • Movimiento: El movimiento se refiere a la sugestión del ritmo mediante el uso de varios elementos.
  • Patrón: El patrón se refiere a la repetición o recurrencia de un elemento de diseño, preciso o variado, que establece un ritmo visual.
  • Proporción: La proporción es el tamaño de las relaciones de las partes frente a un todo y uno con el otro.
  • Variedad: La variedad y unidad se complementan el uno con el otro. La variedad se refiere a los elementos que son lo suficientemente diferentes como para ser interesantes.
  • Unidad: La unidad se logra cuando los componentes de un trabajo de arte se perciben como armoniosas, dándole un sentido de cierre.

 

Los diseñadores experimentados estarán a favor de conceptualizar primero cualquier cosa desde el papel.

Asimismo, es útil empezar con casos de uso. Imagina quién es tu usuario y tenlo en mente durante cada etapa del proceso. Los expertos en el UX generarán un guion gráfico y perfiles. Esto es una excelente forma de iniciar un proceso de diseño.

interfaz de usuario

 

Una de las formas más prácticas de lograr un buen diseño es establecer las reglas desde el principio.

Como pautas mínimas para tu ID, simplemente comienza con una paleta de color limitada y consistente y un conjunto de tipografía (e iconos si es necesario).

Finalmente, confía en tu intuición, pero a la vez recibe con ánimo las críticas constructivas y las pruebas con usuarios. Es increíble las cosas que podemos dejar pasar hasta que alguien nos lo haga notar, o viceversa, estén ocultos a simple vista. No temas repetir constantemente.

El diseño es práctica, y como todo lo demás se puede aprender y  mejorar. Déjate inspirar por otros, conoce ejemplos, a la competencia y a otros diseñadores

 

Artículo cortesía de Staff Creativa, agencia de marketing digital en Lima, Perú.