Tú eres un normal exitoso

Tú eres un normal exitoso

Tú eres un normal exitoso.

¿Y qué es eso? No es acaso una contradicción? ¿Cómo puede ser alguien normal y a la vez ser exitoso?

Es cierto, es un término confuso, sobretodo cuando la normalidad es algo tan relativo, tan subjetivo, tan atado al contexto.

Entonces definámos “Normal Exitoso”

Alguien que es exitoso de acuerdo a lo que es normalmente considerado exitoso.

En Abu Dabi lo normalmente exitoso puede ser tener un pozo petrolero y un Rolls Royce parqueado en la cochera.
En el desierto del Sahara éxito es tener muchos camellos. Mientras que en Japón, México DF o Delaware, el éxito va en función del tamaño de tu casa y el modelo de tu carro o que tan aplicados sean tus hijos en la escuela.

En un monasterio en Bankcok el éxito normal puede ser tus horas de meditación, o tu rango monástico. Si alguien trabaja en una multinacional éxito es lo que dice tu tarjeta de presentación, y cuantos ceros hay en tu bono anual.
En las costas de Rio de Janeiro ser victorioso puede ir en función de tus músculos, tamaño de tetas, bronceado salvaje y conquistas sexuales.

Por allá en las costas de Somalia, ser un pirata exitoso depende del tamaño del carguero que secuestres y si logras un buen rescate.

En las llanuras de Managua, éxito es llevar comida a la mesa todos los días y pagar uniforme a los niños para ir a la escuela, mientras que en los barrios bajos de Congo, éxito es vivir al día siguiente.

El número de tatuajes y respeto de tus compañeros marca la sagacidad en la Mara Salvatrucha, mientras que un empresario noruego busca comprar un avión privado para que sus compañeros de pocker lo vean exitoso.

Unos artistas en California definen éxito como la libertad de expresar su arte y ser compensados por ello.
Dinos cómo defines tú el éxito.


Así que ser un normal exitoso es lograr lo que normalmente se pide para ser exitoso.

El problema de ser un normal exitoso es no saber qué hacer con el éxito después de tener mucho tiempo de haberlo obtenido.

Acéptalo, no quieres más éxito, quieres otro éxito.

Y allí es cuando las misteriosas fuerzas de la evolución tocan la puerta.

Has de cambiar el paradigma de lo que significa ser exitoso. Quieres ir más allá de lo que tu entorno caprichosamente a impuesto como éxito. Quieres romper barreras, ya estas cansado de disfrazarte, quieres perseguir lo que tú defines como éxito.

O eres un excéntrico del éxito, o seguirás aplicando la misma vieja fórmula a tu vida.

Déjate de tonterias, tú estás para algo diferente.

 

Artículo por Hnos. Cervantes