La importancia de ofrecer una buena atención al cliente para incrementar tus ventas

La importancia de ofrecer una buena atención al cliente para incrementar tus ventas

¿Qué mejor que una ración de datos para conocer la importancia de la atención al cliente?

Diversos informes revelan que más de la mitad de los usuarios que se marchan a la competencia, lo hacen a causa de la atención recibida. Y sumado a esto, se destaca que las empresas han perdido a estos a causa de no dar el máximo en un porcentaje elevadísimo. Es decir, que la despreocupación les ha llevado a desatender la parte más crucial de cualquier negocio: la clientela. Y lo peor es el efecto dominó de esta situación, ya que un cliente insatisfecho va a minar nuestros recursos de forma directa y también indirecta, porque difundirá su mala experiencia a otros posibles usuarios. El boca a boca tiene esta doble cara, ya que nos puede ayudar tanto como perjudicar en otros casos.

Ofrecer calidad en nuestro servicio ya es tan importante o más que factores tan valorados como el precio, ya que el público acepta pagar más si la atención es mejor que por parte de los competidores. De esta forma, podemos comenzar a entender este concepto como un auténtico factor diferencial a tener en cuenta.

¿Cómo afecta una mala atención?

En la época actual de constante digitalización, las opiniones circulan de una manera global y vertiginosa a través de la red, convirtiendo a esta en un auténtico peligro para nuestra reputación si los comentarios comienzan a ser negativos. Para evitarlo más nos vale estar actualizados respecto a lo que circula y se comenta sobre nuestra marca, anteponiéndonos a estas situaciones tan desafortunadas.

Para lograrlo no hay mejor medio que monitorizar las redes sociales y los buscadores, es decir, analizar las menciones que recibimos a través de estos medios, filtrando los resultados realmente interesantes, y trabajando para evitar futuros disgustos en este sentido.

 

La atención en diferentes etapas

Centrarse en el cliente es el pilar sobre el que se asienta toda estrategia de venta, pero no debemos confundirnos y pensar que esta consideración solo debe potenciarse a la hora de la búsqueda, sino durante todo su ciclo de vida:

  • Durante el propio proceso de compra, debemos facilitar al máximo la venta, ya que en caso contrario el usuario no dudará un instante en probar la web o tienda física de la competencia.
  • Tras la compra, llega el proceso de fidelización, en el cual debemos cuidar a nuestro cliente para no perderlo y convertirlo en un estandarte de nuestra empresa, que actuará como un comercial más del negocio.

Y como herramienta fundamental del proceso, quiero acabar añadiendo la figura de las encuestas de satisfacción, las cuales cada vez son más eficaces al poder publicarse a través de diferentes medios antes inexistentes (redes, blogs, mailing, etc.). Existen herramientas web que nos facilitan este estudio, acercando datos de manera clara con un simple clic, como es el caso de la gratuita de Google Forms.  A través de estas, tenemos la posibilidad de dar voz a esos clientes que seguro nos aportan información interesante, tanto respecto de los puntos a mejorar como de las fortalezas de nuestra empresa. Si no aburrimos a nuestra clientela con unas cuestiones enrevesadas y monótonas, conseguiremos optimizar recursos y discernir futuras estrategias y acciones de mejora de nuestro servicio.